martes, 5 de marzo de 2013

EL AMANTE. Marguerite Duras


El amante de Marguerite Duras es un clásico de la literatura francesa. Es una novela con base autobiográfica donde la autora rememora su iniciación al deseo, al amor y al odio, tres sentimientos potentes que recorren la obra desde el principio hasta el final. Y ese despertar a la madurez llega demasiado pronto como muy bien se expresa en la primera página con esta bellísima frase: Muy pronto en mi vida fue demasiado tarde  […] A los dieciocho años envejecí.

La historia transcurre en Indochina cuando era colonia francesa a principios del siglo XX. La protagonista y a la vez autora es una adolescente de quince años de familia francesa, aunque nacida en Indochina, que comienza una extraña relación con un rico comerciante chino de veintiséis años. Sin embargo esta relación no es el único hilo temático pues tiene mucho peso en la historia la relación tormentosa entre la joven y su rara familia formada por su madre a veces enferma, a veces medio loca, su hermano mayor violento y cruel y su hermano pequeño débil y temeroso. Ella pasa con relativa facilidad del amor al odio hacia los miembros de su familia y pronto, muy pronto descubre que ha de huir, que ha de emanciparse de su familia y sobre todo de la pobreza extrema en la que viven;  ella se convierte en un escape de la miseria gracias a su relación con el chino. Las respectivas familias no entienden e incluso rechazan la relación por diferentes motivos mientras que los amantes siguen viéndose a escondidas, se dejan llevar por una fuerte atracción sexual  más que amorosa, al menos por parte de la adolescente.

En cuanto al aspecto formal de la novela diré que me ha llamado la atención el desdoblamiento de la voz narradora, el empleo indistinto de la primera y la  tercera persona, consiguiéndose así un acercamiento o un alejamiento con respecto a los hechos narrados.

El estilo narrativo de la obra está caracterizado por su ritmo entrecortado gracias al empleo de párrafos cortos, elaborados, a su vez, con frases concisas y breves, casi telegráficas en algunos momentos, lo que va en perfecta concordancia con la naturaleza de los recuerdos y del pensamiento  que va y viene desordenadamente, sin avisar, con rapidez, en una especie de vaivén continuo que proporciona agilidad a la lectura.

En mi opinión esta forma de narrar de la autora ejerce una extraña atracción estética hacia la lectura, provocando unas sensaciones contradictorias como contradictoria es la adolescente, la historia de amor y odio y la vida en general; ahí es donde yo veo la grandeza de la obra.

Para muchos lectores quizá éste sea un libro raro y difícil pero es que la historia que cuenta no es lo más relevante, sino que lo más importante es, en mi humilde opinión, el aluvión de sentimientos contradictorios que sabe provocar en los lectores como hace la buena literatura. Es verdad que no es una buena recomendación para lectores jóvenes o principiantes, pero sí para los más exigentes que buscan algo más que una buena historia, que también, pero que buscan además, que la literatura los conmueva y les haga poner en entredicho convencionalismos y tópicos.

*El amante recibió en 1984 el prestigioso premio Goncourt y fue llevada al cine por el director Jaen Jacques Annoud en 1991.

 

 

6 comentarios:

  1. Acabo de terminar de leer "El amante". Algo desconcertado, he buscado reseñas de la novela y he encontrado la tuya. Gracias por haberme ayudado a entender mejor esta obra.

    ResponderEliminar
  2. A mi me ha pasado igual que a Javier. Gracias por compartir tus comentarios.

    ResponderEliminar
  3. Gracias a vosotros Javier y Laia por participar aquí. Besos

    ResponderEliminar
  4. Es una historia como el mito.repleta de impresiones miedo alteridad y duplicidad

    ResponderEliminar
  5. Tal cual, tu lo has dicho!!! Gracias por compartirlo :D

    ResponderEliminar
  6. Gracias por pasaros por aquí, Margarita y Valentina

    ResponderEliminar