jueves, 17 de septiembre de 2015

LOS DISPAROS DEL CAZADOR. Rafael Chirbes

Título: Los disparos del cazador
Autor: Rafael Chirbes
Editorial: Anagrama
Colección: Compactos, 313

Fecha: 1994

Páginas: 136

ISBN 84-339-6746-0

El protagonista y narrador de esta historia es Carlos, un hombre mayor que vive solo, con la ayuda de un criado porque ya no se vale por sí mismo. Rememora su pasado en primera persona después de haber comprobado, a través de las anotaciones en un cuaderno de su hijo Manuel, lo que ambos ya sabían, que nunca se entendieron, que eran dos personas con puntos de vista totalmente opuestos e irreconciliables.

Carlos es un hombre ambicioso y tozudo, oportunista y practicante de la doble moral, tan en boga en ciertas capas de la sociedad española en la época de la novela. Como tantos otros se enriqueció durante la posguerra gracias a negocios no siempre honestos, se rodeó de contactos que le introdujeron en el mundo de la especulación y el dinero fácil y a pesar de todo no sólo no se arrepiente de su conducta sino que se siente orgulloso de ella, tanto, que todo el texto no es más que una justificación de su proceder en la vida.

Pero si los negocios iban viento en popa no ocurría lo mismo con las relaciones familiares, enturbiadas por  una vida al margen de la oficial, en la que las infidelidades son una constante, como lo son las posturas enfrentadas con su padre y con su suegro al que lo une un sentimiento de  rivalidad y rencor.  

Los disparos del cazador es una gran novela que nos presenta una historia dura, de soledad e incomprensión y que deja en el ambiente un halo de tristeza. La obra está escrita con talento y maestría, con una prosa sencilla y elegante. Los hechos se narran de forma sutil, sin necesidad de ahondar en ellos y es el lector el que intuye y saca conclusiones implícitas en la trama.

Los disparos del cazador (1994) es la novela hermana de otra anterior del autor La buena letra (1992). Son dos caras de una misma moneda. Si en La buena letra la protagonista pertenece al bando de los vencidos en la guerra civil y su relato va dirigido a su hijo, en ésta el narrador protagonista pertenece al bando de los vencedores y quizás sea su nieto el depositario de sus recuerdos. Son historias paralelas que en cierto modo se complementan. Las dos son novelas cortas en las que el eje es la memoria que siempre vuelve.

Reseña de "La buena letra" de Rafael Chirbes: 
http://blogdejosefinaarmenteros.blogspot.com.es/2015/09/la-buena-letra-rafael-chirbes.html



No hay comentarios:

Publicar un comentario