jueves, 26 de noviembre de 2015

LA MUJER QUE LEÍA DEMASIADO. Bahiyyih Nakhjavani

Título: LA MUJER QUE LEÍA DEMASIADO
Autor: Bahiyyih Nakhjavani
Traducción: Pepa Linares
Editorial: Alianza
Fecha: 2010
Páginas: 523
ISBN 978-84-206- 5148-4


Esta novela, que podríamos etiquetar como histórica, se basa en la vida real de la poetisa y teóloga Fátimih Baraghání, más conocida con el nombre de Tahirih Qurratu´l-Ayn (1814? Qazvin, al norte de Irán, antigua Persia -1852 Teherán).

Según cuentan todas las leyendas Tahirih  fue una mujer inteligente y culta además de valiente y transgresora, que se enfrentó al poder establecido durante el régimen dictatorial del sha de Persia, Nasiru´l-Din, uno de los más longevos de la dinastía Kayar (entre 1848-1896). La poetisa de Qazvin luchó por la defensa de la dignidad de las mujeres de su época y se atrevió a proclamar la importancia de aprender a leer y escribir para todas ellas, por lo cual fue perseguida, encarcelada y finalmente asesinada. 

Bien, pues a partir de lo que se conoce sobre esta heroína y mártir de su tiempo, la autora británica de origen iraní, Bahiyyih Nakhjavani ha construido esta interesante novela perfectamente ambientada en aquella época convulsa durante la segunda mitad del siglo XIX en la antigua Persia.

La escritora consigue en esta obra retratar de forma coherente el  panorama de corrupción e intrigas palaciegas de la época, la manipulación burda de la historia en favor de los poderosos, la cruel represión después del primer atentado fallido contra la vida del sha,  las situaciones humillantes para la mujer por el simple hecho de serlo, donde las pobres no existen, son invisibles cuando no humilladas y despreciadas y las poderosas son utilizadas como peones de ajedrez en defensa siempre de los intereses políticos y económicos de los varones de las familias aristocráticas.

En cuanto al aspecto formal de la novela diremos que la trama argumental aparece como deslavazada al principio, con continuos saltos en el tiempo hacia adelante y hacia atrás, con escenas en principio inconexas que confunden al lector en cuanto a la contextualización de los hechos narrados.

La obra está estructurada en cuatro partes: el libro de la madre, el de la esposa, el de la hermana y el de la hija. Cada uno de ellos nos cuenta la misma historia aunque dando protagonismo a un personaje femenino distinto cada vez. Así se repiten las escenas una y otra vez profundizando un poquito más en cada ocasión hasta que al final ya en el llamado “Libro de la hija” el lector consigue hacerse una idea global y, ahora sí, completa y redonda de la historia narrada.

La mujer que leía demasiado me ha parecido una magnífica novela que supone además un merecido homenaje a la poetisa de Qazvin, una mujer que luchó y murió en defensa de la libertad de expresión en general y de la dignidad femenina y su derecho a la educación y la cultura en particular.

Una obra recomendable que nos traslada a otra época y a otra cultura para al final hacernos reflexionar sobre el hecho de que la mayoría de los males que aquejan a la humanidad son los mismos en todos los lugares del planeta aunque se den en diferentes grados y niveles.

"Vuestros son la riqueza, el poder y el señorío;
míos, la pobreza, la impotencia y el exilio.
Decidid, pues, cuál es vuestro deber
y dejad que yo cumpla con el mío"

(pág. 113)

2 comentarios:

  1. Como siempre, coincidimos bastante en nuestras opiniones sobre las novelas que comentamos, siempre con nuestra particular forma de expresarlas. Enhorabuena

    ResponderEliminar
  2. Gracias, don Lope. Es una suerte poder compartir comentarios contigo.

    ResponderEliminar